tomate cherry

El tomate cherry, pese a su reducido tamaño, está compuesto hasta en un 95% de agua, lo que convierte a esta hortaliza en un alimento de muy bajo aporte calórico. Pese a esto, cuenta con hidratos de carbono, con mayoría de azúcares simples, confiriéndole así un sabor más dulce que el resto de los vegetales comunes.
Asimismo, es una fuente interesante de fibra, de minerales como el potasio y el magnesio y de vitaminas C, E y A. Presentan también un alto contenido en carotenos entre los que se encuentra el licopeno (pigmento natural que aporta el color rojo al fruto), haciendo de este una fuente de antioxidantes.